Cultivos dañados, mercados nerviosos, seguridad alimentaria complicada

Para esta semana, mi intención original era hablar de la volatilidad de los precios de alimentos, su impacto en la población y políticas para amortiguar su impacto en el mediano plazo, como participación la iniciativa muy interesante del Blog Action Day 2011, sobre el tema de los alimentos y en honor al Día Mundial de la Alimentación de la FAO.

Sin embargo, por los eventos de los últimos días en Centroamérica, decidí mejor concentrarme en los efectos potenciales de las dramáticas lluvias en los cultivos y los mercados en El Salvador.  Con su permiso, dejo postergado el tema de la volatilidad más generalizada para la próxima entrega.

Efectos en cultivos
El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) de El Salvador tiene programado un sondeo y, luego, una encuesta para estimar los daños, pero el consenso generalizado es que se perderá un porcentaje significativo de la producción de maíz blanco y frijol, esperado originalmente en 19.8  y 2.6 millones de qq, respectivamente.  Se mencionan cifras alarmantes de perder más del 40%, aunque esto no es sin precedente; por ejemplo, en 2010/11, la cosecha de frijol rojo fue 39% menos que la esperada.  Desafortunadamente, esta semana, las áreas de siembra de frijol y de maíz (figura) coinciden con las áreas de lluvias excesivas.  Aunque casi todo el maíz está doblado, con demasiada humedad, el grano queda picado y los puntos negrean.  Las plantas de frijol son muy susceptibles a hongos, y las plantas se “queman” cuando hay exceso de lluvias.

Areas de siembra de granos básicos

La cosecha de arroz también está muy dañada, aunque dependemos más de las importaciones que de la producción local.  Para el café, desde antes se esperaba una cosecha menor debido a la bienialidad del cultivo, pero el exceso de lluvias podría botar los granos maduros, especialmente en bajío o media altura.  Para la caña de azúcar, el exceso de humedad reduce el contenido de azúcar la caña y dificulta la zafra en tiempo óptimo, ambos de los cuales afectan el rendimiento industrial.  Sin embargo, áreas inundadas de caña podrían ser pérdidas totales.  Finalmente, para las hortalizas, mucha de la producción salvadoreña está severamente afectada.

Efectos en mercados
Para el maíz blanco, su precio alto desde enero de 2011, alrededor de US$35/qq, ya había bajado a US$18 con las primeras salidas de la cosecha.  Sin embargo, entre el pasado jueves y sábado, subió de US$18 a US$28.  A las posibles pérdidas en El Salvador hay que agregar las de Guatemala, donde se menciona daños de 50%.  También sigue emproblemado el suministro de maíz en Estados Unidos, ya que su cosecha esperada ha sido mermada por problemas de clima.  Entonces, debemos esperar que el precio del maíz blanco se mantenga alto por un buen tiempo.

Para el frijol, frente a las buenas perspectivas de cosecha en la región, su precio había bajado desde alrededor de US$110/qq a US$75 en los últimos meses.  El mercado salvadoreño puede aguantar pérdidas en la producción nacional, siempre y cuando la producción del resto de la región sea normal, como sucedió en 2009/2010.  Pero esta vez, igual a 2010/2011, parece que la producción de Honduras y Nicaragua ha sido afectado.  Podemos volver a tener un mercado regional complicado durante el próximo año, con restricciones a las exportaciones por parte de estos países.  Igualmente, sería necesario buscar un suministro de países como Etiopía, origen de buena parte de las importaciones de frijol de los últimos 12 meses.

Para las hortalizas, era de esperar que sus precios aumentaran, porque la producción salvadoreña y de Guatemala han sido dañadas, y el mercado nacional depende mucho de ambos.  El ciclo de producción requiere varios meses para que el suministro y los precios puedan normalizarse.

Efectos en la seguridad alimentaria
Para evaluar los efectos en la población, podemos dividir el tema entre los consumidores y los productores, especialmente de subsistencia.

Se espera un regreso a mayores precios para granos y hortalizas, regresando el costo de la canasta básica a sus picos de meses anteriores.  El empleo privado todavía no ha recuperado de niveles de 2008, y los ingresos tampoco han experimentado un crecimiento dinámico, pero la población enfrenta un mayor costo de vida, y en estos bienes más esenciales.  Para las familias más pobres, su capacidad para absorber estos mayores precios es sumamente limitado.  Por ejemplo, el 20% de familias que reciben los menores ingresos, dedican el 65.7% de sus ingresos a la compra de alimentos.  Entonces, su seguridad alimentaria se complica aún más.

Luego en el caso de los productores, aproximadamente 320 mil son de subsistencia según el IV Censo Agropecuario, y guardan el 56.6% de su cosecha para el autoconsumo.  Entonces, cuando pierden su producción, pierden sus propios alimentos.  Y un alto porcentaje de ellos son clasificados como pobres, lo cual indica que no tienen recursos para comprar sus alimentos cuando no producen.  La situación para ellos es especialmente preocupante.

Los créditos de avío de granos y hortalizas del Banco de Fomento Agropecuario tienen un seguro que cubre entre el 70% y 100% del valor para los productores con pérdidas, lo cual les permitiría volver a sembrar si es factible, pero menos de 26 mil de los 350 mil productores de granos tienen estos créditos.

Recomendaciones

Una vez que pasa la etapa de emergencia, es importante pensar en como asegurar el abastecimiento de los mercados de granos básicos.  Primero, es importante contar con información de calidad sobre los daños y pérdidas.  El MAG debe divulgar estas cifras en detalle para que los participantes en el mercado pueden tomar decisiones informadas, como realizar siembras extraordinarias o importaciones anticipadas.

El MAG y el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) pueden promover la siembra en postrera en áreas de humedad residual y tierras fluctuantes en los embalses.  Aunque los rendimientos no son tan altos que la siembra de invierno, son aceptables y pueden reducir el desabastecimiento en algún grado.  Más importante, los productores de subsistencia pueden recuperar cierta cantidad para su seguridad familiar.  Existen semillas remanentes del programa de paquetes agrícolas que podrían apoyar esta iniciativa.

También se puede promover la siembra eventual de granos en los distritos de riego, donde sí los rendimientos pueden ser significativos, por ejemplo, más del doble para el maíz y frijol que los promedios nacionales.

No es necesario que el gobierno importe granos.  Actualmente no tiene la capacidad para manejar los volúmenes que se requieren; por ejemplo, la importación gubernamental de frijol este año fue suficiente para suplir el mercado por menos de 15 días.  Los importadores del sector privado sí tienen la capacidad de buscar maíz y frijol para suplir el mercado, pero requieren información sobre el desabastecimiento y claridad de que el gobierno no va a intervenir en la importación ni en los precios.  La tentación para intervenir en el mercado será grande frente al alza de precios, pero, la distorsión de precios no es eficiente, y es mejor concentrarse en subsidios focalizados a las familias más vulnerables.

Finalmente, es urgente construir una estrategia para identificar a estas familias vulnerables, especialmente los productores de subsistencia, y asegurar que están atendidos por programas de apoyo alimentario.  Estos programas pueden incluir la entrega directa de alimentos, o también iniciativas de alimento por trabajo, donde los beneficiarios apoyan en la ejecución de obras comunitarias, aún más importantes después de los estragos de las lluvias.

About amyangel5

Economista agrícola, analista del sector agropecuario salvadoreño y centroamericano.
This entry was posted in seguridad alimentaria and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

6 Responses to Cultivos dañados, mercados nerviosos, seguridad alimentaria complicada

  1. Edgar Morales says:

    Interesante tu comentario. Hace un mes atras le envie al MAG una recomendación que pensaran en implementar sistemas de secado, tanto de sus plantas de BFA, como otras posibles opciones, y mas a futuro desarrollar pequeños sistemas de secado, para uso de agrupaciones de productores.

    Observando los daños al maíz, mostrados en fotografías de los periódicos, se observa el maíz doblado. Es decir el maíz ya había alcanzado su madurez fisiológica, y tal vez de un mes atrás se pudo cosechar húmedo. Lo mismo sucedió con la tormenta Ida. Sacar del campo la producción una vez que alcance el grano su madurez fisiológica, es la recomendación mas importante de la acciones de la pos-cosecha.

    La incertidumbre de clima seguirá, es urgente estudiar y desarrollar acciones para implementar sistemas de secado, y sobre todo cambiar la mentalidad del los productores de sacar del campo sus cosechas cuando alcance la madurez fisiológica, pero para ello debe contar con las herramientas para secar su producto. Sistemas de pequeña escala, también permitirían atender el secado de frijol, ya sea en vaina o en grano.

    Edgar Morales

    • amyangel5 says:

      Tienes mucha razón, Edgar. Se podría haber sacado el maíz del campo hace varios días con acceso a sistemas de secado. Pero eso no es suficiente. También se necesitan mayor infraestructura de almacenamiento, y un sistema donde el productor puede entregar su grano al silo, que cobra una tasa nominal para guardarlo, y luego el productor lo puede vender más adelante, si no quiere vender al momento de cosechar. El BFA también podría incorporar un sistema de crédito prendario, que, en efecto, le permite extender su crédito de avío hasta el momento de vender. Es decir, un sistema moderno de comercialización de granos básicos.

  2. Pingback: EMERGENCIA NACIONAL « economiasv

  3. amyangel5 says:

    Mario Orellana escribe:

    Muy importante su articulo en el blog, es importante tener una estrategia nacional y regional sobre el tema de la seguridad alimentaria y nutricional. Considero importante las valoraciones que hace de sembrar en el mes de noviembre en suelos que mantienen humedad, especialmente frijol que hay variedades nuevas para la zona baja y su ciclo es un poco corto.

    Es bueno valorar a mediano plazo dos estrategias:
    1. un plan nacional educativo no formal sobre la seguridad alimentaria, en el cual se considere que la seguridad alimentaria no es responsabilidad solo del estado sino de toda la población. (cada ciudadano un productor)

    2. Inversión del estado sobre el tema de riego (no podemos tener alimentos solo en epoca lluviosa), y olvidemos el paternalismo y pensemos en los subsidios con responsabilidad compartida (gobierno da semillas y fertilizantes y el productor genera obras de conservación de suelos y agua en sus parcelas)

  4. Peter Amaya says:

    Amy, comparto la opinión de Edgar, hace mucho tiempo que el país debió de tomar una política mas enfocada a la seguridad alimentaria. Por ejemplo dejamos el maíz en el campo a merced de efectos climatológicos negativos, a roedores y plagas. Es necesario implementar un programa de secadoras locales quizás administradas por cooperativas de pequeños agricultores que son los mas necesitados en asegurar sus alimentos para subsistencia. Respecto al tema de riego, me parece que ya habíamos hablado del tema de implementar pequeños polos de desarrollo basados en pozos que suministren áreas pre establecidas para determinados cultivos y zonas del país que son aptas para esto. es complejo seguir dependiendo de otros países que también tienen sus prioridades. Bueno, animo que el sol ha salido y hay que seguir ayudando a quien lo necesita. Saludos. Peter.

  5. amyangel5 says:

    Estimada Amy:
    Siempre leo sus artículos, son muy interesantes.
    En los días de lluvia y ver tantos cultivos dañados, me acerqué al MAG con el propósito de tratar de ayudar a que los productores no sufrieran tanta perdida usando el método de secado artificial, usando la capacidad instalada de los beneficios, siempre he considerado- tengo 3 años de tocar las puertas del MAG diciéndoles que es un anacronismo esperar que el maiz se seque en la mata, así como el frijol, hemos trabajado un grupo de profesionales en construir una máquina que podamos introducir la mata de frijol con su vaina y salga el frijol y rastrojos por otro, con su contenido óptimo de humedad, tanto para usarse como semilla o para ensilarse-
    El arquitecto Salvador Rovira, se mostró muy interesado, y muchas de las sugerencias han sido tomadas x el MAG ante ésta emergencia.
    Considero que con el cambio climático que ya nos está tocando vivir, deberán buscarse nuevas tecnologías para que el campesino no siga perdiendo sus cosechas, es muy triste que todo el esfuerzo y $$$ se siga perdiendo.
    Podemos platicar al respecto si está interesada, felicitándola siempre por sus excelentes artículos.
    Con mis muestras de consideración y estima, le saluda:
    Ing. Blanca Margarita Arévalo de Gil

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s