Avances y desafíos para la agroindustria azucarera, parte III

En los últimos dos posts, vimos los avances que la agroindustria azucarera ha logrado en El Salvador, incluyendo aspectos tecnológicos, institucionales y comerciales, y luego sus desafíos en términos del mercado global, regional y nacional.  En esta oportunidad, examinamos los desafíos laborales/tecnológicos y ambientales del sector.

¿Tendrá suficiente mano de obra?

En la época de cosecha, cuando coinciden las cortes de caña y de café y la cosecha de granos básicos, en algunas zonas ha sido difícil encontrar suficiente mano de obra para la zafra.  Esto ha llevado al uso frecuente de mano de obra de Nicaragua y Honduras, aunque desde que empezó la recesión económica en El Salvador, ha sido más fácil encontrar trabajadores nacionales (por la falta de trabajo en otros sectores de la economía y la reducción de remesas).  Sin embargo, eventualmente se retomará la tendencia de escasearse.

¿Cómo mantener la caña cuando hay menos mano de obra disponible?  Una solución es la mecanización de la siembra y la cosecha; buena parte de los cultivos de caña están en áreas mecanizables (ver mapa).  Las cosechadoras mecánicas han sido utilizadas en algunas fincas en El Salvador desde más de una década, y su uso seguirá creciendo en las áreas mecanizables.  Pero para las otras zonas cañeras, el creciente costo y escasez de mano de obra presentará un desafío importante.

Las cosechadoras mecánicas pueden traer otro beneficio, al reducir la necesidad para la quema, pero aún en áreas mecanizadas, todavía se quema la caña para reducir la materia extraña llevada a los ingenios.  Una deuda que el sector tiene con el país es la zafra verde, donde no se quema la caña.  Por tradición en El Salvador y en muchos otros países cañeros, las hojas se queman para facilitar la cosecha manual, ya que los trabajadores no reciben picadas en la piel y también pueden rozar más por día.

¿Cómo se puede eliminar la quema?

La quema de la caña genera contaminación al aire, destrucción de microorganismos benéficos en las capas superiores del suelo, la pérdida de materia verde para incorporarse al suelo, y la posibilidad de perder control del fuego y dañar a otros terrenos o estructuras.  En un estudio en Colombia, se encontró que por cada hectárea de caña quemada, se liberan 822 kg de CO2 y 76 kg de partículas.  El dióxido de carbono es uno de los gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático, mientras que las partículas suspendidas pueden entrar a los pulmones de los seres humanos, generando dificultades respiratorias.  Sabemos que las infecciones respiratorias son una de las enfermedades más comunes en El Salvador, y su costo al sistema de salud pública es altísimo.

La eliminación de la quema de la caña es factible, pero hay que reconocer que es un proceso.  Por ejemplo, la norma brasileña estipula que la quema tiene que haberse eliminado para el año 2021, y el proceso está avanzando.  Una posibilidad es la incorporación de variedades de caña que pierden sus hojas cuando alcancen su madurez, pero el reemplazo de las áreas tomaría varios años.  Es importante el liderazgo en la industria en el manejo técnico de este proceso, para evitar decisiones políticas en el tema.

¿Será afectado por el cambio climático?

Regresando al tema del cambio climático, si bien la quema de la caña es un contribuyente, el cultivo también puede ser víctima del fenómeno.  Se esperan reducciones importantes en las lluvias del país, incluyendo mayores períodos de sequía, lo cual daña la productividad de todos los cultivos, incluyendo la caña.  Pero ya se está utilizando la biotecnología avanzada para crear cañas resistentes a la sequía por medio de la modificación genética, que estarán disponibles dentro de 10 años.  Es probable que la caña logre mitigar el impacto del cambio climático debido a estos avances tecnológicos, pero el marco regulatorio de El Salvador todavía no permite la siembra de cultivos transgénicos.

Madurantes, necesarios pero requieren regulación

Finalmente, existe preocupación sobre los efectos de los madurantes de la caña, que ayudan para acelerar y programar la cosecha.  Uno de los ingenios señala como éxito tecnológico, la aplicación de madurantes por avión y, más reciente, por helicóptero.  Pero sin un control adecuado, es posible que estos químicos sean regados fuera del campo del cultivo.

El madurante más utilizado es el glifosato, conocido como “Roundup” o “Ranger”, entre otros nombres comerciales, y existe mucho debate sobre si el producto es nocivo para la salud humana, o no genera mayor riesgo.  Pero lo cierto en El Salvador es que los casos de insuficiencia renal están en aumento, e incluso se ha encontrado que el 25% de los hombres adultos en Bajo Lempa padecen de enfermedad renal crónica.  El vínculo entre plaguicidas y enfermedades renales en el país todavía no está establecido en forma estadística, pero merece mayor estudio y una regulación apropiada de su uso.

Conclusión

De manera de balance, el sector azucarero tiene avances tecnológicos y comerciales muy loables, con posibilidad para futuro crecimiento, especialmente si se implemente un mandato para el etanol en el país.  Sin embargo, los desafíos comerciales y especialmente ambientales requieren de una política clara y de largo plazo, además de un proceso de diálogo público-privado para lograr la sostenibilidad del sector.

About amyangel5

Economista agrícola, analista del sector agropecuario salvadoreño y centroamericano.
This entry was posted in azúcar and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to Avances y desafíos para la agroindustria azucarera, parte III

  1. Julio, Erick, Ivan, Nelly, Danilo, Vladimir, Nadezhda, Alvaro - Estudiantes maestria financiera UFG says:

    Resulta interesante y resaltable el hecho que la tecnología ha ido avanzando y colaborando con el manejo de la caña; sin embargo no deja de preocupar que, a la par de estos avances, se pueda estar creando factores que atenten contra la salud de las personas. Para evitar la quema de la zafra, se debería incorporar tecnología en la recolección de esta.
    Sería bueno que, dado que el producto es una de las principales fuentes de ingreso para el país, se deberían tener mejores controles sobre los químicos y fertilizantes a utilizar, ya que un hallazgo que ponga en tela de juicio la calidad y sanidad de nuestros productos sería un punto negativo para la economía del país.

    • amyangel5 says:

      Gracias por su comentario. Parece que la zafra verde es de mucho interés del MARN, y el sector está deliberando su implementación, pero debemos reconocer que será un proceso de varios años, especialmente si se incluyen nuevas variedades de caña. Aún así, es importante comenzar.

  2. edenilson torres says:

    Considero evaluar salud y pobreza al en torno del cultivo de la caña en el salvador

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s