Más producción ≠ menores precios

En las discusiones sobre la necesidad de una Ley de Soberanía Alimentaria y Nutricional en El Salvador, con frecuencia se menciona que los altos precios de alimentos son nocivos, y que aumentar la producción agropecuaria sería una solución.  La semana pasada discutimos que el efecto de los precios mayores depende de quién estamos hablando, pero en esta oportunidad, podemos analizar el concepto de “más producción significa menores precios”.

En general, esto es una falacia, ya que con comercio abierto, lo que conocemos en economía como la “Ley de un solo precio” o la “Ley de un único precio” aplica.  Es decir, aún si producimos más en Centroamérica, la influencia del mercado internacional en la determinación de los precios se mantendrá, aunque producir más tiene otros beneficios.

Somos tomadores de precios

Para casi todos los productos, las cosechas de los países centroamericanos son tan pequeños en relación a la producción mundial que tenemos una casi nula influencia sobre los precios en los mercados internacionales.  Entonces, si nuestra producción aumenta, exportamos más o importamos menos, pero el precio regional es altamente influenciado por el precio en el mercado global.  Esto puede variar según el grado de transmisión del precio internacional al mercado interno, pero para productos primarios como maíz amarillo, arroz y café, la transmisión tiende a ser alta.  En conclusión, somos tomadores de precio del mercado global.

Puedan haber excepciones, por ejemplo, el peso de Guatemala en el azúcar mundial es notable, y alterar su producción en una forma significativa puede tener un impacto en el precio mundial.  Por otro lado, si un producto no tiene un mercado internacional, como el frijol rojo, su precio se determina más por la oferta y demanda regional, aunque hemos visto la introducción de frijol rojo de Etiopia y China Popular durante los últimos años, lo cual reduce la fuerza de esta excepción.  Igualmente, los productos perecederos tienen un mercado que se caracteriza por ser más regional.  En estos ejemplos, el mecanismo de nivelar precios es el arbitraje.

El arbitraje nivela precios tras fronteras

El comprador siempre busca un menor precio, y el vendedor, un mayor precio.  Entonces, el proceso de arbitraje lleva a que los precios serían iguales, menos costos de transporte y transacción.  Por ejemplo, si Guatemala saca una abundante cosecha de maíz blanco, el precio local puede bajar temporalmente, pero luego los comerciantes verían una oportunidad de exportar el maíz a, por ejemplo, El Salvador, donde el precio todavía es mayor, lo cual reduce la oferta en Guatemala y el precio chapín vuelve a subir.  Esta actividad se produce en varias iteraciones, llevando los dos mercados a un precio semejante.

El proceso de arbitraje no significa que el precio en Guatemala es igual al precio en Nueva York, ya que siempre hay costos de transporte y de transacción en la frontera, incluyendo aranceles.  Pero sí, los precios tienden a mover en la misma dirección y dimensión de cambio.

Es importante notar que la ley de un precio aplica menos para productos de valor agregado, especialmente los diferenciados por marca, ya que sus mercados tienden a ser muy segmentados y el arbitraje en menos fluido.

En teoría, tenemos comercio abierto

La ley de un solo precio supone que el comercio es abierto y que los mercados son competitivos o eficientes.  Sin embargo, tenemos que admitir que esto no siempre es el caso en la región.  Conocemos de varios casos de cierres de fronteras por medidas sanitarias cuestionables, atrasos en otorgamientos de permisos, etc.  Asimismo, en noviembre de 2010, después de pérdidas importantes en la producción de frijol, Nicaragua implementó una prohibición de exportación de frijol, a pesar de que El Salvador tenía una alta dependencia en su suministro.  Todos estos procesos interrumpen el proceso de arbitraje y generan diferencias de precios.  Pero cuando no existen estas restricciones, los mercados centroamericanos tienden a tener precios similares, diferenciados por el transporte.

Producir más trae beneficios, pero el menor precio no es necesariamente uno de ellos

Indudablemente, aumentar la producción en la región en una forma competitiva y sostenible brinda muchos beneficios al país, al generar mayor actividad económica y reducir la salida de divisas, y para un productor individual, al generar mayores ingresos.  Pero, dependiendo de las condiciones del mercado, no generaría una reducción significativa en los precios, excepto si la producción mundial está creciendo también.

Debemos estar muy preocupados con la desnutrición en toda la región centroamericana, incluso de los productores de subsistencia este año después de las pérdidas en 2011.  Pero es importante tener claridad cuáles son los mejores mecanismos para combatirla.  Hablaremos más sobre los temas de seguridad alimentaria y las propuestas de ley en El Salvador en las próximas semanas.

About amyangel5

Economista agrícola, analista del sector agropecuario salvadoreño y centroamericano.
This entry was posted in precios and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s