El reto del café, tema 2, Convirtiendo la plataforma presidencial en políticas

El Consejo Salvadoreño de Café ha modificado la estimación de producción de la cosecha 2013/14 en 700 mil qq, la menor producción desde 1932/33.  Anteriormente hemos examinado el impacto de la roya, que solo ha acentuado un proceso de declive en el sector que inició hace un par de décadas (gráfica).Producción de café

En el tema del café, la plataforma presidencial del FMLN, El Salvador Adelante, contempla:

M-16 Impulso a la producción de café

  • Crear una institucionalidad que impulse y promueva la investigación, la innovación y transfiera tecnología para el desarrollo de la caficultura nacional
  • Presentar opciones tecnológicas en función del cambio climático, especialmente para cafetales de bajío en donde la diversificación posee función importante
  • Buscar nuevos nichos de mercado para la exportación del café salvadoreño
  • Promover el consumo interno de café salvadoreño
  • Flexibilizar acceso al financiamiento tanto en la banca privada como estatal para mejorar condiciones productivas de las fincas
  • Fortalecer con recursos financieros el Programa de Renovación del Parque Cafetalero, Control de Plagas y Enfermedades

M-156 Apoyar la exportación de café especializado y de alta calidad, la renovación del parque cafetalero y los procesos de certificación, así como ampliar los mercados de exportación

En los primeros dos días al ser nombrado como Ministro de Agricultura y Ganadería, el Lic. Orestes Ortez tomó una medida muy decisiva al declarar la emergencia fitosanitaria frente a la roya del café, lo cual permite al gobierno agilizar los procesos de adquisición de insumos para combatir la enfermedad, y podría facilitar la gestión de apoyo internacional para el control del hongo.  Anteriormente, El Salvador era el único país de la región que no había declarado una emergencia fitosanitaria por la roya.

En el tema de café, me parece que la plataforma está bien fundamentada.  Ahora, es tiempo de enfocar en como ejecutar estas propuestas, y que otras acciones requiere el sector, no solamente de corto plazo, sino para encaminar el sector hacia una recuperación y renovación para el largo plazo.  Algunas reflexiones:

Institucionalidad.  Hay que conocer las buenas prácticas en otros países en el tema institucional para la regulación, tecnología y promoción, como Honduras, que tiene un esquema más público, y Guatemala, que tiene un esquema más privado.  Sea cual sea la nueva institucionalidad al servicio del sector en El Salvador, deben rescatarse los esfuerzos en la investigación que el PROCAFE ya había iniciado; acordemos que generar una nueva variedad de café puede tomar hasta dos décadas, y no tenemos tiempo de perder los avances ya alcanzados.

Unión privada.  La falta de unión y coordinación y la división entre las diferentes asociaciones del sector privado cafetalero, que han llegado incluso a situaciones de cuasi “golpes de estado”, debe corregirse.  La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia es un buen ejemplo de lo que un sector productivo bastante unificado puede lograr.

Romper paradigmas productivos.  En El Salvador, la forma en que se cultiva el café es básicamente igual que hace 50 años, pero obviamente la disponibilidad de tecnología y los costos, como mano de obra, han cambiado mucho.  He visitado varias fincas que están incorporando una racionalidad en el uso de insumos y con mecanización de ciertos procesos de cultivo, y con formas innovadoras de siembra, logrando un costo de producción muy inferior y una productividad impresionante.  Ese tipo de cambios audaces serán necesarios para que el sector logre recuperar su productividad y competitividad.

Transición generacional.  Otra realidad del sector es el envejecimiento de productores, o herederos de fincas sin un vínculo fuerte a la cultura del café.  Frente al desafío de renovar el sector, también se necesita un relevo generacional y, para dueños sin mucho arraigo a las fincas, mecanismos innovadores de administración.  Por ejemplo, en el sector azucarero, hay una creciente proporción de fincas de caña que están siendo administrados completamente por los ingenios azucareras, con una repartición de las ganancias generalmente de 80% para el dueño de la finca, aunque no se involucra directamente en el cultivo.  Este esquema permite economías de escala en el cultivo y el uso consistente de las mejores prácticas, y asegura un suministro de caña para el ingenio.  Entiendo que por lo menos una compañía beneficiador de café está utilizando este mecanismo en el país; sería interesante conocer sus resultados.

Renovación de cafetales.  Con la crisis de precios de café hace una década, en forma consistente, las recomendaciones de la cooperación internacional para El Salvador fueron dos:  1) fomentar los cafés especiales, y 2) renovar los cafetales.  El país avanzó mucho en los cafés especiales, y ahora, alrededor de la mitad de las exportaciones de café se califican así.  Pero la renovación de cafetales no recibió la debida atención, no por el sector público ni por el privado.  Y ahora vemos las consecuencias; el impacto y la débil recuperación del sector de la roya están relacionados con este fenómeno.  Se requiere una definición oficial clara de las variedades recomendadas, producción privada masiva de almácigos, vigilancia de viveros, capacitación a productores y financiamiento.

Solución financiera.  Es aparente que muchos productores están “abajo del agua”, y los mecanismos tradicionales de crédito (nuevas líneas, etc.) no les permitirán resolver su situación.  Todavía no sé cuáles deben ser la soluciones innovadoras, pero serán necesarias.

Alternativas productivas.   Finalmente, para algunos productores, la solución no es el café, sino otra actividad.  Es importante apoyar estas transiciones con apoyo técnico y financiamiento, enfatizando actividades que proporcionan un beneficio ambiental semejante al café, incluyendo pero no limitado al cacao.  Este cambio de actividades será aún más frecuente en las áreas de bajío en la manera que avance el cambio climático.

About amyangel5

Economista agrícola, analista del sector agropecuario salvadoreño y centroamericano.
This entry was posted in café and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to El reto del café, tema 2, Convirtiendo la plataforma presidencial en políticas

  1. Julio says:

    Me gustaría agregar otra reflexión: Formación de capital humano (Técnicos Agropecuarios). Desconozco en realidad de las estadísticas de nuevos Profesionales agrícolas formados en el El Salvador. No podemos hablar de un apoyo a productores si no contamos con profesionales en el ramo que puedan transmitir el conocimiento en campo. Si ponemos de ejemplo al sector financiero, por ejemplo, ¿Cuantos bancos cuentan con un departamento agropecuario? Cuantos profesionales de menos de 30 años se encuentran trabajando como financieros o ejecutivos agropecuario?.
    Y A nivel de educación formal, ¿Qué papel está jugando la ENA en la formación de nuevos profesionales? La UES, Zamorano, etc

  2. Pingback: The Challenge of #coffee, item 2, Turning presidential political platform |

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s