4 retos y 11 soluciones para el agro salvadoreño: propuesta de plan quinquenal (parte 3)

En los últimos posts, hemos discutido 3 retos, la vulnerabilidad ambiental, la equidad y la edad, que enfrenta el agro salvadoreño para su mayor crecimiento sostenido y mayor generación de bienestar para las familias productoras, así como propuestas en cada tema, como un aporte al plan quinquenal del estado que será anunciado en enero.  Para finalizar estas propuestas, hoy veremos el reto de la competitividad, así como algunas ideas sobre cómo financiar las acciones.

La competitividad se puede definir como “la capacidad que tiene una empresa o país de obtener rentabilidad en el mercado en relación a sus competidores”.  Esa capacidad de competir está relacionada con otros conceptos, como la productividad.  Cuando hablamos de competitividad agropecuaria, podemos verlo en términos de cuánta renta se produce por área de tierra.  En el caso de El Salvador, este concepto nos lleva a un análisis interesante relacionada con la estructura de producción en el país.

Primero, vemos el uso de tierra, que ha cambiado en las últimas décadas, utilizando aún mayores áreas para la producción de granos básicos (gráfica).  El uso de tierra para producir granos aporta a la seguridad alimentaria de la familia productora, y también refleja las dificultades técnicas y de comercialización para producir otros cultivos, como frutas y hortalizas.  Pero los cultivos actuales de granos básicos tienen dos desventajas: primero, propician la degradación ambiental en laderas, y, segundo, son actividades que generan ganancias muy reducidas por área cultivada, aun con mayores niveles de productividad.  En los países donde los granos básicos son más rentables, tienden a ser cultivados en áreas extensivos, ya que el margen por área siempre es relativamente bajo.

usotierraLuego, se combina la baja productividad con una atomización extrema de las tierras, dónde el 87% de los productores cultivan 3 mz o menos.  Entonces, tenemos actividades que generan pocos ingresos por área, y áreas promedio reducidas, resultando en bajos ingresos para la mayoría de productores agropecuarios.

Por otro lado, la productividad en granos es relativamente baja.  Comparando los rendimientos promedios nacionales con los alcanzables con mejores prácticas, el rendimiento de aproximadamente 50 qq/mz en maíz blanco podría casi duplicarse, mientras que el rendimiento en frijol de aproximadamente 15 qq/mz podría aumentar en 50%.  Esto permitiría reducir el área dedicado a granos básicos pero producir por lo menos el mismo volumen, desviando áreas para cultivos más rentables.

Propongo tres acciones para aumentar la competitividad y así los ingresos de los productores:

  1. Diversificar la producción, con los esfuerzos del PAF para productores de subsistencia y en cadenas productivas (ya discutimos como mejorar su ejecución en la propuesta 5). También es importante la ampliación del área bajo riego (propuesta 2) para potenciar estos cultivos.
  2. Fomentar la asociatividad para la comercialización. Un reto importante en los cultivos diversificados perecederos es la comercialización, que tiene que ser en un corto tiempo, lo cual requiere una logística y una relación comercial confiable. Pero la pequeña escala no permite que los pequeños productores asumen estos papeles en forma individual. Por ende, la necesidad de la asociatividad.
  3. Establecer un sistema privado de almacenamiento de granos básicos al servicio de los productores, que discutimos a fondo antes. Entre sus ventajas son que empodera a los productores, aumenta el número de participantes en el mercado, potencia los Centros de Acopio y Servicios del PAF, y no distorsiona los mercados.

Finalmente, sería irresponsable proponer estas 11 acciones estratégicas sin definir cómo financiarlas.  Les dejo 4 ideas:

  1. Ejecutar bien los recursos existentes. El MAG ha logrado mayores fondos por medio del presupuesto, donaciones y préstamos, pero muchas veces la ejecución es muy atrasada.
  2. Priorizar acciones y gastos. Se cuentan con mayores fondos, pero no necesariamente se está invirtiendo en acciones estratégicas como las 11 propuestas que hemos discutido en esta serie.
  3. Reorientar el gasto de paquetes agrícolas. En forma gradual, se pueden utilizar los fondos de los paquetes para generar cambios más permanentes y sostenibles para los mismos productores de subsistencia, por ejemplo, por medio de la capacitación en el PAF.
  4. Establecer una sobretasa al agua potable y/o la energía hidroeléctrica, en compensación por los servicios ambientales. Es una forma para compensar a los productores en las zonas más frágiles por hacer cambios de prácticas de cultivo o por actividad para reducir la erosión y aumentar la filtración de agua a los acuíferos.

About amyangel5

Economista agrícola, analista del sector agropecuario salvadoreño y centroamericano.
This entry was posted in competitividad, política agropecuaria, Uncategorized and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to 4 retos y 11 soluciones para el agro salvadoreño: propuesta de plan quinquenal (parte 3)

  1. Adamid Beltran says:

    Feliz año 2015 Dra. Angel, Muy atinados sus retos y soluciones, algunas de esas cosas se han empezado ha hacer como lo de las capacitaciones mas que todo ene le tema produccion o manejo agronomico de maiz y frijol, se observó que despues de las capacitaciones del 2012 el incremento en la produccion pues ellos estan mas conscientes que el saco ce fertilizantes que el Estado les da no es todo¡¡¡¡ sobre todo en cuanto al mejor manejo de las plantaciones aunque tambien seamos conscientes que el factor clima no nos ha favorecido mucho y bueno contra eso aun no hay ciencia…..quiero pedirle escribir algo de cómo hacer para que los productores adopten las tecnologias que existen y que transferimos en CENTA pues sucede que aunque se haya demostrado que x tech funciona, el productor no la adopta entendiendo por esto hacer lo que el Tecnico dice se haga y que ellos lo ejecuten sin que esté el tecnico enfrente, este problema es el mas grave de todos, pues me sucede a mi en el caso de la aplicacion de hormonales para manejo de fitoplasma en jocote de corona, aunque se le demostró que los arboles de jocote corona se recuperarón, que el fruto es mas grande y que la semilla es mas pequeña, aun asi, ellos dicen: es que al jocote no se le echa nada porque se hace haragan¡¡¡¡ y esta actitud afecta el desarrollo economico de ellos mismos, por cierto hablando con un Doctor de la univesidad de Iguala Guerrero que nos visitó en diciembre 2014 sobre el tema de jocote nos decia que ellos tenian el mismo problema: el productor se cree saberlo todo y no hace lo que el experto en ciencias agricolas le dice¡¡¡¡ por otro lado he visto que productores con cierto grado de estudios agronomicos o filosoficos son mas anuentes a aplicar o usar las tecnologias establecidas pero eso sugerirá que todos los agronomos e ingenieros deberiamos ser Emprendedores Agropecuarios?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s